Blogia
REVISTA CÓDIGO 3

RECIBÍ ESTE CORREO Y ME PARECIO BIEN PUBLICARLO. USTED LECTOR QUE OPINA DE ESTO...???

RECIBÍ ESTE CORREO Y ME PARECIO BIEN PUBLICARLO. USTED LECTOR QUE OPINA DE ESTO...???

-El mes 13 de Mujica: Esta carta fue recibida a mi correo y me parecío bueno, brindarla a mis lectores. Parece que en parte tiene mucha razon su pensamiento, pienso igual que el autor.


 

Se cumplen hoy 13 meses de la administración de José Mujica. Y ya no es posible disimular que la gestión del gobierno es plenamente decepcionante. En los grandes temas del país no ha habido ningún avance sustantivo. Y peor aún, lo que aparecen son estruendos mediáticos pero ningún plan coherente para superar en un plazo razonable los problemas nacionales más desafiantes. En primer lugar, por la falta de cualquier verdadero programa para atacar el tremendo déficit en materia de educación, nada menos que el tema central del discurso que hace un año y un mes el Presidente José Mujica dijo ante la Asamblea General.

El diagnóstico está perfectamente claro: lo aprendido por los estudiantes uruguayos en edad de egresar del liceo es totalmente deficitario en materias decisivas como matemática, ciencias y comprensión lectora. Lo dicen estudios internacionales inatacables. Y estudios del Instituto Nacional de Estadísticas señalan que Uruguay pasó a tener índices escalofriantes de abandono en secundaria y está en esta materia hasta mucho peor que los países vecinos. ¿Qué hace el gobierno? Al parecer, va a seguir proponiendo un debate educativo. Y en sus filas no hay nadie que se ocupe de lo sustantivo, que es enseñar mejor.

* Educación, educación, educación

En su momento se gritó ¡Educación, educación, educación! Para luego elegir por cuota política dentro de la interna frenteamplista a los responsables de su administración, sin que aparezca entre los favorecidos nadie en cuyos antecedentes figure un estudio de toda la educación uruguaya ni una propuesta global para enfrentar los grandes desafíos que están por delante. Incluso, ahora se toman por buenas algunas de las respuestas que en su tiempo respaldó la administración Sanguinetti, otrora ferozmente denostadas por todo el aparato político del Frente Amplio y por el colectivo corporativista de los docentes. Un ejemplo es el de las escuelas de tiempo completo. Ahora son buenas y justicieras, pero por las dudas no se construyó prácticamente ninguna durante los cinco primeros años de gobierno frenteamplista.

A principios de febrero de este año se conocieron los resultados de la encuesta de hogares del Instituto Nacional de Estadística que señalaban el tremendo retroceso del país en cuanto al número de estudiantes que completan la educación secundaria. Cifras alarmantes que convierten al país, que supo ser líder en Latinoamérica, en uno de los últimos de la lista. El dato que conmocionó a la opinión pública. ¿Cuál fue la respuesta del gobierno? Otra reunión. Esta vez del consejo de ministros con todas las autoridades de la enseñanza.

* “Orientaciones básicas”

¿Qué maravillosa respuesta arrojó esa reunión? Lo más importante fue una pomposa propuesta del Codicen anunciando cinco “orientaciones básicas”: construcción de “espacios abiertos de cooperación educativa”;; articulación “socialmente valiosa” entre el mundo del estudio y el mundo del trabajo;; la construcción de instituciones o centros de educación media “que no sean liceos ni escuelas técnicas” para la promoción de los mismos espacios de cooperación educativa de la primera propuesta;; “superación en logros y equidad de los aprendizajes” y “colaboración en la constitución de “Instituciones amigables y cooperativas”. Esto es: palabras, palabras, y propuestas en el papel frente a una crisis educativa de tremendas proporciones. Nada de lo que se espera de los timoneles de un barco que hace agua a raudales.

El gran problema es que los alumnos uruguayos tienen una formación ultra deficitaria en matemáticas y comprensión lectora. Que el país necesita que aprendan. Que hace falta que puedan leer y entender el manual de una herramienta de trabajo. Esto es lo que falla y nada se habla de tomar medidas que apunten a resolver lo antes posible estos problemas. Mejorar la formación de los docentes de matemática, de agregar horas de clase a las disciplinas deficitarias, de promover estímulos para los mejores estudiantes. De lo que se habla (ver artículo en este mismo número) es de hacer trampas al solitario bajando los niveles de exigencia: “pase social” —egreso de la escuela por edad, aunque el alumno no sepa escribir— y en el liceo promoción con hasta 50 faltas en un año lectivo de 180.

¿Qué pasa? ¿No era el Frente algo así como propietario de toda la inteligencia nacional y titular de todas las soluciones? ¿Delo por hecho? ¿Cuál es entonces el camino para resolver estos tremendos problemas, que condenan el futuro de Uruguay? ¿Es que no saben para dónde agarrar? ¿Es que son prisioneros de gremiales corporativistas que piensan que el único camino para mejorar la enseñanza es aumentar el sueldo de los mismos docentes de hoy? ¿Es que atados a su interna no pueden hacer nada a favor de los uruguayos del futuro?

* Coto reservado

La sumisión del gobierno al corporativismo docente queda demostrada en decenas de episodios. Y uno grave es el de la representación política en los consejos de enseñanza. Solamente un representante del Partido Nacional en el Codicen, para evitar que el gobierno pueda quedar en minoría en los directorios de primaria, secundaria o la enseñanza técnica. Para que la oposición pudiera participar de alguna forma en el contralor de la enseñanza se había decidido que en los consejos desconcentrados se designaran como secretarios a representantes de la oposición.

Al gobierno le pareció viable. Pero, sumiso a la presión gremial, no concretó nunca las designaciones del caso. Los desastres se cocinan en cotos reservados. Y si alguna luz llega a la ciudadanía sobre la verdadera situación interna, llega por el lado de prestigiosos renunciantes que han dicho muy dolorosas verdades: lo que más interesa es la agencia de colocaciones de correligionarios.

En cuanto a la oposición, también hay promesas incumplidas. Por ejemplo, el 15 de febrero, al día siguiente del inútil show mediático del consejo de ministros, José Seoane, presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP dijo después de proclamar un idílico discurso participativo que “en las próximas semanas pensábamos hacer una ronda con distintos actores del mundo político para recibir de primera mano las opiniones y también para trasmitir las ideas que estamos ahora conversando”. ¿Se supo de que alguna de esas reuniones se haya concretado? ¿Y? ¿Los gremios no lo dejan? ¿Se olvidó? ¿No hay apuro?

En resumen: el gobierno organiza pomposas “cumbres educativas” en las que no aparecen más que “soluciones” de papel. Se rasgan las vestiduras declarando su preocupación pero en realidad no tienen idea de para donde agarrar. Y si le hicieran caso a la oposición, donde sí hay ideas, no podrían llevarlas a cabo por que están presos de un corporativismo gremial ideologizado que les ata las manos, y que ni siquiera está de acuerdo con el plan Ceibal. Los que llevarán el fardo son los alumnos uruguayos que deberán encontrar un destino laboral en un mundo competitivo que privilegia el conocimiento. Y gracias a los “inteligentes” del Frente Amplio solo llegarán a la mediocridad. Especialmente si sus padres no pueden, como trabajadores, solventar una formación privada. ¿Igualdad social y redistribución del ingreso? Al parecer, piensan que eso sólo se arregla con limosnas asistencialistas, mientras ahondan la brecha depreciando gravemente a la enseñanza pública
.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres